Contenidos de Interés 2 minutos de lectura

Cómo funcionan las gafas progresivas y el beneficio de usarlas

Compartir en

Cada vez más son las personas que desean cuidar su salud visual, pero pocos saben cómo funcionan las gafas progresivas. Entra y descubre todo sobre ellas.

Cómo funcionan las gafas progresivas y el beneficio de usarlas

Llevamos toda la vida escuchando hablar de las gafas progresivas, pero… ¿sabemos realmente lo que son y qué ventajas nos ofrecen? Este tipo de lentes suponen todo un adelanto que mejora tremendamente la calidad de vida de quienes las utilizan, así que leed con atención, porque tras esto…  ¡puede que os decidáis a hacer la mejor inversión de vuestras vidas!

Qué son las gafas progresivas

Las gafas progresivas son el avance definitivo hacia una visión todoterreno para aquellos que padecen de presbicia (vista cansada) aún si esta se combina con otros problemas como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo.

Lo normal en este tipo de casos hasta la aparición de las lentes progresivas era utilizar dos o más pares de gafas o, en su defecto, optar por unas bifocales. Exacto, esas lentes para ver de lejos que, en la parte inferior, tenían una especie de lupas para ver bien de cerca. El principal problema de este tipo de gafas es que se fuerza al cristalino a enfocar con cambios demasiado bruscos.

Sin embargo, las gafas progresivas son otra historia. Permiten no solo ver de cerca y de lejos en una misma lente, sino enfocar también la distancia media, ¡y todo ello sin ningún tipo de problema para nuestros ojos! Además, conforme han ido evolucionando, las lentes progresivas se han convertido en las más cómodas para las personas que las utilizan. La adaptación a las gafas progresivas Varilux es rapidísima, ¡tanto que una vez que las pruebes no sabrás cómo has podido estar toda la vida sin ellas!

Cómo funcionan las gafas progresivas

Para entender cómo funcionan las gafas progresivas, hay que comprender el concepto de que una misma lente puede corregir varios problemas a la vez. En este caso, una lentes progresivas como las lentes Varilux, las más vendidas del mundo, tienen tres zonas muy diferenciadas:

La primera es la superior, para la vista ‘de lejos’, y la segunda la inferior, para la vista ‘de cerca’. Hasta aquí, se comportan como unas lentes bifocales, ¿verdad? Sí, pero la magia viene a continuación, con el pasillo de progresión. Se llama así a la zona intermedia, la de la vista media, ideada para que el ojo vaya de la zona de lejos a la de cerca y desaparezca ese efecto tan molesto y a la larga incluso doloroso que ocasionan las bifocales.

Dicha zona es, para que nos entendamos, un espacio de transición que, además de mostrarnos nítidamente cualquier cosa que tengamos a una distancia intermedia, permite al cristalino ir preparándose para cambiar de cerca a lejos o viceversa de forma suave y pausada. Este ir poco a poco, sin que el ojo tenga que hacer esfuerzos bruscos, es una auténtica delicia.

Y ahora que conocéis los increíbles beneficios de usar estas lentes… ¿a qué esperáis para mejorar vuestra calidad de vida con unas gafas progresivas?