Contenidos de Interés 4 mins minutos de lectura

Fotofobia: Todo lo que necesitas saber

Compartir en

Fotofobia: Todo lo que necesitas saber

¿Tienes especial sensibilidad a la luz? ¿Te molesta el sol hasta el punto de dolerte? Seguramente eso se deba a que padeces fotofobia. Vamos a ver qué es, por qué se produce y cómo mitigar sus efectos.

Qué es la fotofobia

La fotofobia es una molestia ocular provocada por una sensibilidad excesiva a la luz. A todos nos molesta en los ojos el exceso de exposición de luz pero, cuando esta sensación es aguda, puede llegar a causar un intenso dolor en los ojos.

Quienes padecen fotofobia sienten la necesidad de cerrar los ojos al exponerse a fuentes de luz intensas, llegando a manifestar lagrimeo, picor y enrojecimiento.

En casos más graves, puede llegar a causar mareos, cefaleas, problemas de visión, rigidez cervical, náuseas y vómitos.

La fotofobia no es una enfermedad en sí, sino el síntoma de la posible existencia de alguna patología ocular, como una infección o una inflamación.

Causas de la fotofobia

La fotofobia es una molestia que se produce cuando alguien se expone a una luz brillante pero también puede manifestarse cuando la luz es baja, y puede ser causada por muy diversas razones:

  • Por las características propias del ojo (las personas de ojos claros son más sensibles a la luz y también quienes tienen las pupilas grandes).
  • Debido a traumatismos como abrasión o úlcera corneal.
  • Inflamación aguda dentro del ojo (como conjuntivitis, iritis o uveítis ).
  • Quemaduras en los ojos.
  • Consumo de ciertas drogas o de determinados medicamentos.
  • Uso excesivo o mal ajuste de las lentes de contacto.
  • Alguna enfermedad, lesión o infección ocular (como glaucoma, chalazión y epiescleritis)
  • Examen ocular durante el cual se han dilatado los ojos.
  • Meningitis.
  • Migrañas y otros problemas neurológicos.
  • Ojos secos.
  • Recuperación de una cirugía ocular.

Consejos para disfrutar al máximo pese a la fotofobia

Las personas que padecen fotofobia suelen necesitar gafas oscuras incluso en entornos cerrados. Para estas personas, lo más recomendable es el uso de gafas inteligentes como las Essilor Transitions, que con su tecnología fotocromática se adaptan a cualquier condición de luz.

Pero es importante tratar el problema que origina la fotofobia para poder terminar con esta molestia y que sus síntomas no se prolonguen en el tiempo.

Además del uso de gafas como las que ya hemos mencionado, también es recomendable seguir estos consejos:

  • Reducir las luces y bajar las persianas en casa para no exponerse demasiado a la luz.
  • No es recomendable conducir si se padece fotofobia porque puede ser peligroso (y, en todo caso, hacerlo siempre con las gafas de sol adecuadas).
  • Cerrar los ojos cuando se empiezan a notar las molestias ayuda a mitigarlas.
  • Evitar la luz fuerte del sol y otras fuentes potentes de iluminación.
  • Usar sombreros de ala ancha o gorras con visera para evitar la exposición directa al sol.

Todas estas medidas te ayudarán a mitigar los síntomas de la fotofobia y te permitirán disfrutar de tu vida cotidiana, pero es muy importante que descubras qué te causa esa dolencia y le pongas solución cuanto antes, puesto que sin un diagnóstico y un tratamiento adecuados esa sensibilidad a la luz puede empeorar con el tiempo.